La boda de mi lectora: Mar

por Martes, mayo 9, 2017

Mar me escribió dándome la enhorabuena por mi blog, pues le encantaba las novias que publicaba y la manera en la que contaba cada una de sus historias. Para ella ha sido una gran fuente de inspiración con todos los preparativos de su boda.

Hace tres años que viven en Berlín y todo tenía que organizarse a distancia. Mar se mudó porque, a parte de que le encanta la ciudad, encontró una muy buena oportunidad de trabajo. Es doctora en biología y trabaja como investigadora de cáncer de estómago. Ubaldo, su recién marido, se mudó algo más tarde y trabaja allí como abogado.

Se casaron un 10 de Septiembre (la misma fecha que yo elegí unos años antes) en Mallorca, su tierra natal. Ubaldo es de León, pero un verdadero enamorado de la isla.

Se conocieron en Madrid a través de un amigo común. Pasaron casi siete años de novios, de los cuales cinco fueron a distancia. Pero, ¿quién dijo miedo?, se lanzaron a por todas. Muchos de sus momentos más felices y más tristes los pasaban en aeropuertos: eternas despedidas, dulces bienvenidas, incertidumbres de cuando sería el reencuentro,… pero sobre todo mucho amor, que es el que les llevó a ese 10 de Septiembre.

mar-ubaldo02

mar-ubaldo26

mar-ubaldo01

mar-ubaldo19

mar-ubaldo14

mar-ubaldo18 mar-ubaldo17

mar-ubaldo20

mar-ubaldo15

mar-ubaldo08

mar-ubaldo05

Mar se vistió en su casa de Campanet, un pueblo encantador de Mallorca. Ubaldo y su familia se quedaron en el hotel al lado de su casa, regentado por una vecina de toda la vida. La logística fue muy cómoda y además divertida porque el balcón de la habitación de Ubaldo estaba justo en frente del balcón de la de Mar.

Se hizo su vestido a medida. Tenía claro cómo quería sus mangas y el escote en pico de la espalda. El vestido era de seda creppe georgette con bordados de color beige rodeando la cintura. El velo era de un tul muy suave y con mucha caída también en color beige teñido con té.

Llevaba una corona increíble, una joya única, realizada exclusivamente para ella. Al estar en la distancia, la suya fue una creación a base de muchas horas de skype con Susana, quien consiguió darle al outfit el aire romántico que Mar sin llegar a estar recargado. Mar aún suspira cuando piensa en su maravillosa corona.

Llevaba zapatos en un color rosa pálido. Los pendientes eran de oro blanco con brillantes, de su madre.

mar-ubaldo03

mar-ubaldo04

mar-ubaldo16

mar-ubaldo06

mar-ubaldo07

mar-ubaldo09

mar-ubaldo10

mar-ubaldo11

mar-ubaldo21

Tenía claro que no quería llegar tarde a la ceremonia, pero después de meses de sequía en Mallorca empezó a llover justo cuando ella se disponía a salir de casa y eso la retrasó. Le tuvieron que ayudar a entrar en el coche con paraguas unas vecinas que acudieron al verla salir. De camino a la iglesia, situada a las afueras y en plena naturaleza, amainó y pudo entrar feliz del brazo de su hermano, quien ejercía de padrino.

Se casaron en la Ermita de San Miguel de Campanet y se decicieron por una decoración romántica de estilo inglés, con centros irregulares de época inspirada en la calidez y en la elegancia del movimiento barroco por su generosidad en las formas y en los detalles, así como en sus tonalidades otoñales y toques muy silvestres. El ramo era también irregular y tenía claro que debía llevar proteas y eucalipto, pues le encantan. Las coronas de las niñas eran de flores naturales. Para llevar los anillos, la florista les regaló un aro decorado con flores, donde los anillos iban colgados de dos lazos.

Las niñas llevaban vestido de lino muy fino hecho a medida y los niños con camisa de lino y pantalones beige. Los seis llevaban las alpargatas típicas mallorquinas y los niños con sombrerito estilo canotier.

De camino a la celebración empezó a diluviar de manera totalmente inesperada. Llovió durante 45 minutos con tal intensidad que tuvieron que pasar al plan B para la comida. El aperitivo estaba previsto en unos jardines y el almuerzo en el patio, donde habían realizado un precioso montaje con telas. No perdieron la sonrisa en ningún momento. Y al final sólo llovió durante su llegada, porque después salió un sol espectacular con un cielo precioso que dejó ver las maravillosas vistas de la Sierra de Tramuntana mallorquina.

mar-ubaldo22

mar-ubaldo25

mar-ubaldo24

mar-ubaldo12

mar-ubaldo23

Fotografía: Díez & Bordons

Vestido de novia: Miguel Ángel Company, Corona: Suma Cruz, Zapatos: Calzados Franjul, Peluquería: M. Morro, Maquillaje: Vanesa Makeup, Decoración floral: Floristería Tinons, Celebración: Son Berga, Catering: Amida

Sin etiquetas 6 Comentarios 266
6 Responses
  • Bea
    mayo 9, 2017

    Que novia mas guapa!! Los niños van ideales, me gustaría saber de donde es ese porta alianzas tan divino??
    Mil gracias

    • Cristina Duarte
      Cristina Duarte
      mayo 9, 2017

      Gracias Bea.

      Como puedes leer en el post, el porta alianzas fue una idea original de su florista.
      Un abrazo y gracias por leerme

  • laura
    mayo 9, 2017

    preciosa boda!!! el lugar increible.

  • Pilar
    mayo 9, 2017

    Me ha encantado leer este post! Sin duda, una boda romántica, elegante y llena de detalles! Una novia BELLÍSIMA

  • m
    mayo 9, 2017

    Me encanta esta boda los novios y los niños muy natural

  • La Perfecta Prometida
    mayo 16, 2017

    El sitio es espectacular y el ramo nos vuelve locas!!

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies