La boda de mi lectora: María

por Jueves, marzo 30, 2017

María me escribió contándome su historia con Guillermo. Ella, original de Granada, llegó a Madrid hace siete años. Poco después de haber cumplido su primer año desde su llegada firmó su contrato con Aristocrazy, donde actualmente es jefa de producción y calidad. Ese mismo día, un 7 de noviembre de 2011,en la misma calle Serrano firmaba su contrato con Mitsubishi Guillermo, al que aún no conocía.

María pronto supo que Guillermo era su persona. Lo supo cuando se dio cuenta de que estar a su lado era el sitio más maravilloso del mundo, el sitio donde se sentía segura y donde no importaba nada ni nadie. Se dio cuenta de que no importaba dónde estuviesen, porque él era su persona, él era su lugar.

Dos años después de empezar a salir, la noche de su cumpleaños, en el mismo restaurante en el que María se había dado cuenta de que estaba enamorada de él le pidió que se casasen. Todo fue de una manera sencilla, discreta, sin pretensiones, pero cuidada hasta el más mínimo detalle. Todo ocurrió tal cual es él: silencioso, cuidadoso, pero lleno de amor.

Maria_Guillermo-05

Maria_Guillermo-02 Maria_Guillermo-01

Maria_Guillermo-03

Maria_Guillermo-04

Tenía claro lo que quería: un vestido romántico pero moderno, con tejidos nobles y detalles únicos. Quería manga larga y capa. El resultado fue excepcional.

También sabía desde el principio que el azul marino, su color favorito, tendría un papel destacado. Azules fueron sus zapatos, diseñados por ella misma y realizados a medida. Azules fueron los pendientes, de Joyería Suárez, con dos zafiros maravillosos en forma de lágrima y azules fueron los múltiples cristales bordados en los puños y la espalda de su vestido.

Las sobrinas de Guillermo, ejercieron de damitas, vestían también de azul marino con vestidos de bailarina maravillosos.

En cuanto al ramo lo tenía claro desde el principio. Su padre es de Jaén, así que decidió darle una sorpresa y el olivo estuvo presente tanto en la decoración del cortijo como en su ramo. Los broches que llevaba en el pelo eran una auténtica obra de arte, unas hojas hechas en plata cinceladas a mano por un artesano de Suárez, que ella situó a un lado de su sencilla coleta. Su anillo de pedida era un solitario de diamantes con brazos de pavé de Suárez que Guillermo compró aconsejado por su mejor amiga, Sinead, quien sabía desde hacía tiempo que desde bien pequeña, cada vez que viajaba a Madrid, su padre (médico de profesión y joyero frustrado) siempre llevaba a María a la tienda de Suárez de la calle Serrano y juntos soñaban con sus escaparates.

Maria_Guillermo-19

Maria_Guillermo-06

Maria_Guillermo-07

Maria_Guillermo-08

Maria_Guillermo-09

Maria_Guillermo-10

Maria_Guillermo-20

Maria_Guillermo-21

Maria_Guillermo-11

La elección de la fecha la tenían clara: 26 de noviembre de 2016. María me confiesa que es un poco maniática con los números, le gusta cuando están cargados de significado y la fecha le encantó desde el primer momento. La boda se celebró una fría y lluviosa mañana en Fuentevaqueros (Granada).

Fue una boda muy íntima, unas 90 personas. Era su día y los invitados que allí estaban se habían desplazado desde media España para acompañarles. Siempre tuvieron claro que su boda sería cercana, entre otras cosas, porque querían poder atender y cuidar a sus invitados con mimo, dedicándoles tiempo de calidad, disfrutando con ellos. Para agradecerles que formaran parte de sus vidas dejaron en cada mesa un taquito de sobres, atados con un lazo de terciopelo azul marino. Cada sobre estaba dirigido a cada uno de sus invitados. Escrito a mano, en su interior, un texto dándoles las gracias por quiénes son, por cómo les quieren, por la cantidad de momentos vividos a su lado, por no fallarles nunca y por ser parte de sus vidas.

Maria_Guillermo-12

Maria_Guillermo-13

Maria_Guillermo-15 Maria_Guillermo-14

Maria_Guillermo-16

Maria_Guillermo-17

Maria_Guillermo-18

Fotografía: Ana Encabo

Celebración: Cortijo Alameda, Vestido: Isabel Núñez, Zapatos: Franjul, Pendientes: Joyería Suárez, Bordados: Janet and Schulz, Vestidos niñas: Marta Ussía, Ramo de novia: Elena Suárez, Maquillaje y peluquería: Carmelo Díaz, Traje novio: Scalpers, Gemelos: Durán Exquse, Reloj: Nomos

Sin etiquetas 4 Comentarios 243
4 Responses
  • m
    marzo 30, 2017

    Me gusta,muy elegante -Una boda de poca gente es un acierto

  • La Perfecta Prometida
    marzo 30, 2017

    Las fotos son preciosas la verdad. Es una boda de ensueño, el lugar de la ceremonia junto con las flores, el vestido y todo es un encuadre mágico. Y la historia de amor de los novios muy bonita. Un saludo

  • Ana
    marzo 30, 2017

    Qué bonitas las bodas en invierno! Y esta estaba llena de detalles, me ha encantado :)

  • Bea
    abril 10, 2017

    Y pensar que dentro de 14 meses me estaré casando en ese Cortijo, que ilusión verlo en el blog! Una boda preciosa y llena de detalles, me encanta!

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies