La boda de Pepica

por Viernes, septiembre 27, 2013

Descubrimos el trabajo de Cecilia Álvarez-Hevia con la boda de Mónica y nos enamoró a todos con aquella preciosa imagen de una novia envuelta por una cortina de flores colgantes.

Llevaba desde entonces con muchísimas ganas de compartir otro de sus trabajos.

Alberto y Pepica se conocieron en san fermines hace más de ocho años y desde entonces no se han separado: fue un auténtico flechazo!.

Pepica aún se pregunta qué estrellas se alinearon aquel 7 de Julio a las 4 de la mañana para que encontrara a Alberto.
El año pasado se prometieron. Y él se lo pidió con su pieza soñada: el anillo oui de Dior. ¿Y su respuesta?, no pudo ser otra “OUI”.

Su vestido fue realizado en el atelier de Isabel Zapardiez, en San Sebastián. Pepica tenía las ideas muy claras: dos piezas, textura brocado, toque vintage, cinturón y un lazo. Y así, como un auténtico trabajo en equipo, diseñaron su vestido.

Durante el proceso se enamoró de su gran colección de piezas antiguas para complementar los vestidos. De allí salió el detalle para la cintura, en tonos dorado. Su madre y su suegra también eligieron a Isabel Zapardiez para que las vistiera.

Las sandalias Tribute de Yves Saint Laurent de color fucsia fueron un regalo de su hermana.

Llevó una pulsera victoriana de oro rosa y amatistas del s. XIX, regalo de pedida de mano de sus suegros, del espectacular anticuario de joyas Agurcho Iruretagoyena, de Pamplona.

Para el maquillaje se puso en manos de Lucía de Aquabell, y de su peinado se encargó Esther Valer. Buscaba algo muy sencillo: una coleta recogida y un maquillaje muy natural.

El coche es una verdadera joya de la familia, un Mercedes de los años 60, que vuelve loco al padre de Pepica y que ha estado restaurando con sus propias manos durante casi un año.

Cuando comenzaron a buscar emplazamiento en Soria, tenían claro que la iglesia sería San Juan, porque a Pepica le hacía una ilusión especial desde niña. La celebración posterior sería en el Palacio de Quintana, porque su jardín afrancesado y el catering de Maher les tenía absolutamente conquistados!.

Sobre las flores, Pepica lo tenía claro, quería que Gloria de Flores Cid se encargara de todo. Ellas dos conectaron al segundo y todas las inspiraciones que Pepica le proponía a Gloria le entusiasmaban.

En la iglesia apostaron por eucalipto, flores blancas variadas y lazos de terciopelo azul. En el Palacio optaron por plantas con flores en colores fuertes, papel kraft, aromáticas, crasas, hiedras y botes de cristal con flores variadas.

El traje y la camisa de Alberto fueron confeccionados a medida por Lander Urquijo.

En cuanto a toda la decoración y detalles, la propia novia, junto con un poco de ayuda familiar, se encargó de todo. La inspiración fue el sur de Francia en tándem y de ahí partieron los caminos de mesa, portavelas, … y como buen arquitecto, surgió en Pepica el afán por diseñar todo.

Sin duda, y tal como nos dice la propia novia, lo mejor de la organización fue la actitud de su marido y su constante apoyo; y por encima de todo… casarse con él!.

Cecilia Álvarez-Hevia Arias
info.diasdevinoyrosas@gmail.com
Tel. +34 615 65 75 72

5 Responses
  • La Champanera
    septiembre 27, 2013

    Lo que más me gusta es el lazo! :-)

    • Valentina
      septiembre 27, 2013

      Gracias Ana. La novia me enamora: el vestido de Isabel Zapardiez, el ramo, su pulsera,… TODO!

  • Persempreventos
    septiembre 27, 2013

    Una boda de 10! Me encanta el detalle del cinturon de la novia!

  • meg
    septiembre 27, 2013

    Fue testigo y fue simplemente perfecta!

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies