La boda de Teresa y Fran

por Miércoles, febrero 14, 2018

Fran y Teresa se conocieron en la universidad, en su último año de ADE cuando los dos acababan de volver de Eramus, ella de Niza y él de Trento, y les quedaban las últimas asignaturas para acabar la carrera. Coincidieron en una de las clases para hacer un trabajo en grupo y Fran siempre le pedía que le pasara los apuntes, trabajos y prácticas hasta que un día Teresa le dijo que tendría que invitarle a algo y fueron a cenar. En esa primera cita se dieron cuenta de que tenían muchas cosas en común y un mes más tarde empezaron a salir oficialmente.

Fran le había organizado un viaje sorpresa a Florencia y Toscana. El 31 de octubre de 2016, día del cumpleaños de Teresa, recibió el mejor regalo del mundo pues Fran le pidió que se casara con él en un viñedo perdido en medio de la Toscana. El anillo de pedida era un solitario, diseñado por Fran.

T+F-4

T+F-40

T+F-20

T+F-56

T+F-77

T+F-89

T+F-101

T+F-105

T+F-106

T+F-160-COLOR

T+F-183

A partir de ahí empezaron a pensar en cómo querían que fuera su boda. Los dos estaban de acuerdo en que sería en Madrid ya que las dos familias viven allí y que les hacía mucha ilusión casarse donde lo habían hecho 31 años antes los padres de Teresa, en la Parroquia San Juan de Ribera.

Como residían a París, sabían que no iba a ser fácil organizar una boda a distancia, pero afortunadamente tenían a sus familias. Además, todos los proveedores están muy acostumbrados a organizar bodas con muchas parejas que viven fuera, lo hacen mucho más fácil y eso siempre es de agradecer.

T+F-113

T+F-216

T+F-235

T+F-236

T+F-329

T+F-364-COLOR

T+F-373

En cuanto a la finca, viajaron un fin de semana a Madrid a una boda y en el único día libre que tenían, visitaron tres diferentes opciones. Pero fue llegar a El Chaparral y enamorarse. Los jardines, la decoración, el salón, lo cerca que estaba de Madrid,… todo y además su personal que fueron encantadores y les ayudó en todo momento.

La finca estaba preciosa y Teresa aún recuerda encantada su ramo de rosas inglesas, astilbe, eucalipto y cardo azul. En el terciopelo que sujetaba el ramo, llevaba unas medallitas en recuerdo a sus abuelos.

Para el resto de la decoración contaron con la ayuda de sus familias, y en especial de la madre de Teresa. Se encargaron de hacer toda la decoración con corchos, querían hacer un guiño a los viñedos, la base de los meseros, las letras T & F del bodegón, los corchos donde colocaron las tarjetas de agradecimiento y el marco donde pusieron fotos de todos sus amigos e invitados.

T+F-398

T+F-400

T+F-402

T+F-416

T+F-421

T+F-432

T+F-447

T+F-451

T+F-458

T+F-462

T+F-466

T+F-468

T+F-473

T+F-479

T+F-591

T+F-619

T+F-766

Respecto a su vestido, era de crepe de seda y gasa, con detalle drapeado y encaje en la cintura y caídas de gasa en la espalda, muy sencillo, de su estilo y muy cómodo. Los pendientes que llevaba eran los mismos que había llevado su bisabuela, su abuela, su madre y su tía en el día de su boda.

Teresa me confiesa que no hay día que no se acuerde de la boda, de lo que dosfrutaron y de lo bien que se lo pasaron. Lo volvería a repetir mil veces.

+ Vestido: Valenzuela Atelier I Zapatos: Jesús Mendizábal I Maquillaje: Karmen Losa +

+ Chaqué: Mansolutely I Chaleco: Anglomanía I Zapatos: Meermin +

+ Fotos: Alejandra Ortiz I Vídeo: The Brightside Weddings I Celebración: El Chaparral I Decoración floral: Búcaro y eAquilea I Cartelería: Lovink I Música: Dándote Ritmo +

Sin etiquetas 2 Comentarios 299
2 Responses

¿Qué estás pensando?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies